liderazgo

Coaching ejecutivo: ¿qué me falta para ser un líder?

La primera pregunta es obvia: ¿qué es un líder?

 

En mis sesiones de coaching con ejecutivos, cursos y conferencias, siempre hago la misma pregunta: qué es un líder para ti.

Probablemente te puedas encontrar tantas definiciones de líder como personas hay en el planeta. Las respuestas son muy variadas: alguien visionario, alguien que tiene seguidores, alguien que sabe lo que hay que hacer, alguien con éxito, alguien diferente a los demás, alguien sin miedo, …

El mundo es como cada uno de nosotros lo vemos, no como es realidad. Por ello,  no es de extrañar por ello que cada uno definimos y aportemos nuestro matiz sobre lo que entendemos como líder.

Mi definición es simple. Cinco palabras bastan: Un líder es alguien coherente con su corazón.

La coherencia implica que su pensamiento, palabra y acción están alineados. Que no hay fisura entre lo que dice y hace, fruto de sus pensamientos. Usando una expresión coloquial, “es de una pieza”.

Eso es necesario, pero no suficiente. Cuando nos posicionamos, posicionamos nuestro corazón, por lo que para ser un auténtico líder, además de coherencia, está esa parte de esencia, lo que realmente somos en nuestro interior. Nuestro corazón.

¿Qué es lo que te falta para ser un líder?

La respuesta es sencilla: nada.

Todos, sin excepción alguna, tenemos dones y talentos que nos permiten liderar. De hecho, es una responsabilidad para todos nosotros liderar nuestra propia vida.

coaching empresarial líder

No se trata de cambiar el mundo, sino de cambiar nuestro mundo. No se trata de buscar grandes hazañas, sino de que las pequeñas cosas, lo no importante, se convierta en lo realmente importante. No se trata de impactar en los demás, se trata de vivir una vida que merezca la pena. No se trata de sobrevivir, sino de VIVIR (con mayúsculas). No se trata de lo que piensen de ti, sino de lo que tú piensas de ti mismo.

En definitiva, se trata de que cada mañana, te mires al espejo y la persona que veas sea la persona que siempre has querido ver.

Todo, absolutamente todo, está en tu interior. El fin de un proceso de coaching ejecutivo (o empresarial, o directivo, como desees decirlo) no es otro que aportarte luz para conectarte con lo que realmente eres y permitirte mostrar tu líder interior.

Si todos tenemos lo necesario para liderar, ¿por qué hay tan pocos líderes?

La dura realidad es que teniéndolo todo para liderar, no expresamos lo que realmente llevamos dentro. Somos como músicos con una preciosa melodía dentro de nosotros que pasamos por esta vida sin que nadie, comenzando por nosotros mismos, la escuchemos jamás.

Liderar es ir quitando capas y capas de miedo para conectar con nuestra esencia, con nuestro corazón, con nuestro verdadero poder.

Aquí es donde entra el coaching ejecutivo: en acompañar a la persona que desea liderar, dándole unas lógicas diferentes a las que le han llevado hasta su momento vital, “actualizando” su percepción del mundo. Darle esa “luz” que necesita para avanzar.

Pocos son los que realmente desean avanzar para trascender sus miedos y mostrar quien realmente son. La sociedad admira, pero no pone nada fácil el camino para aquellos que desean vivir sin pensar en el qué dirán, o en lo material, o simplemente, diciendo su verdad sin querer convencer a nadie.

No hay nada que de más miedo que un hombre libre, un hombre al que no se puede manipular, un hombre sin miedo a expresar su verdad. Por eso, la sociedad no pone el camino nada fácil, y por eso, solo aquellos con un anhelo profundo de liderar su vidas son los que realmente llegan a conseguirlo.

Y si todo surge desde el interior, ¿por qué hay personas que siguen a los líderes?

 

Un líder tiene seguidores, es cierto.

Pero la paradoja es que cuando el líder no busca ningún seguidor, es cuando realmente aparecen.

Quien busca seguidores, el fondo, está necesitado de reconocimiento; ese no es un liderazgo auténtico. Se puede fabricar con campañas de marketing o acciones ingeniosas, pero es un liderazgo que no es profundo, sin cimientos.

Los auténticos líderes son aquellos que atraen a los demás, por su coherencia. La fuerza más atractiva es la coherencia: es como un imán. Es ese “no se qué” que tienen los líderes, un magnetismo que hace que se les siga.

Atrévete a ser coherente con tu corazón y liderarás tu vida.

¿Te ha resultado interesante este artículo? Si es así, permíteme ofrecerte …

… nuestro coaching ejecutivo para líderes y senior managers,

… nuestra consultoría para simplificación de la gestión,

… nuestra formación en liderazgo

Conecta conmigo y te mostraré cómo puede cambiar tu vida con Ingeniería del Crecimiento.

 

 

CONECTA CONMIGO

Menú